Close

New articles

Galletas rellenas de cheesecake, la receta para el mejor postre

No importa si no eres un repostero experto, esta receta es tan sencilla que vas a querer hacerla todos los días. Galleta suave con bordes crujientes, un interior cremoso con sabor a queso y el toque frutal de las fresas, harán que estas galletas rellenas de cheesecake sean tu nuevo postre favorito. 

Pon manos a la obra y prende el horno para cocinar el postre que te hará lucirte en cualquier reunión. 

Galletas de cheesecake 

Ingredientes 

Para el relleno

250 gramos de queso crema a temperatura ambiente

½ taza de azúcar glass

Para las galletas 

1 taza de mantequilla fría

½ taza de azúcar refinada

1 taza de azúcar mascabado

2 huevos

3 ½ tazas de harina de trigo 

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de extracto de vainilla

⅓ taza de fresas finamente picadas

Procedimiento

Para el relleno, con un globo o en una batidora, batir el queso crema y el azúcar hasta que se integren y la consistencia sea más aireada.

Porcionar la mezcla colocando una cucharada sobre una charola o plato, dejando espacio entre cada porción. Llevar al congelador mientras elabora la masa. 

Para la masa, agregar mantequilla fría, el azúcar refinada y mascabado a un tazón y batir hasta que no queden grumos.

Agregar los huevos y batir hasta integrar.

Añadir el resto de los ingredientes, excepto las fresas. Mezclar hasta que se forme una masa. 

Agregar con cuidado las fresas cortadas en cubos. Refrigerar la masa durante 30 minutos.

Con ayuda de una cuchara para sacar bolas grandes de masa y colocar en una bandeja para hornear engrasada y enharinada. Con la cuchara, formar un hueco en el centro de la masa y colocar una porción de relleno. Cubrir con un poco más de masa. 

Continúe con toda la masa para galletas y las bolas de queso crema.

Repetir hasta terminar con la masa y el relleno. 

Hornear durante 11 a 12 minutos a 180° C o hasta que las galletas estén listas en el medio.

Retirar del horno. Dejar enfriar y disfrutar. 

Galletas rellenas de cheesecake, la receta para el mejor postre

No importa si no eres un repostero experto, esta receta es tan sencilla que vas a querer hacerla todos los días. Galleta suave con bordes crujientes, un interior cremoso con sabor a queso y el toque frutal de las fresas, harán que estas galletas rellenas de cheesecake sean tu nuevo postre favorito. 

Pon manos a la obra y prende el horno para cocinar el postre que te hará lucirte en cualquier reunión. 

Galletas de cheesecake 

Ingredientes 

Para el relleno

250 gramos de queso crema a temperatura ambiente

½ taza de azúcar glass

Para las galletas 

1 taza de mantequilla fría

½ taza de azúcar refinada

1 taza de azúcar mascabado

2 huevos

3 ½ tazas de harina de trigo 

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de extracto de vainilla

⅓ taza de fresas finamente picadas

Procedimiento

Para el relleno, con un globo o en una batidora, batir el queso crema y el azúcar hasta que se integren y la consistencia sea más aireada.

Porcionar la mezcla colocando una cucharada sobre una charola o plato, dejando espacio entre cada porción. Llevar al congelador mientras elabora la masa. 

Para la masa, agregar mantequilla fría, el azúcar refinada y mascabado a un tazón y batir hasta que no queden grumos.

Agregar los huevos y batir hasta integrar.

Añadir el resto de los ingredientes, excepto las fresas. Mezclar hasta que se forme una masa. 

Agregar con cuidado las fresas cortadas en cubos. Refrigerar la masa durante 30 minutos.

Con ayuda de una cuchara para sacar bolas grandes de masa y colocar en una bandeja para hornear engrasada y enharinada. Con la cuchara, formar un hueco en el centro de la masa y colocar una porción de relleno. Cubrir con un poco más de masa. 

Continúe con toda la masa para galletas y las bolas de queso crema.

Repetir hasta terminar con la masa y el relleno. 

Hornear durante 11 a 12 minutos a 180° C o hasta que las galletas estén listas en el medio.

Retirar del horno. Dejar enfriar y disfrutar.