Close

New articles

El color del moco nos puede decir si tenemos problemas de salud

La mucosidad nasal tiene una función protectora contra los patógenos y puede variar en color de transparente a negro: cada tono indica diferentes condiciones de salud

La mucosidad de la nariz cumple muchas funciones y no nos damos cuenta de su existencia excepto en el caso de resfriados u otros trastornos que afectan las vías respiratorias. La mucosidad (o flema), espesa y pegajosa, cumple una función protectora de algunas zonas como la nariz, boca, garganta, pulmones, tracto gastrointestinal, evitando que estos tejidos se resequen. También es capaz de atrapar bacterias y alérgenos al bloquear la entrada de patógenos al cuerpo.

Examinar el color de la mucosidad secretada por el cuerpo no es suficiente para diagnosticar una afección, pero puede ayudar a comprender qué le sucede al cuerpo y qué está causando problemas.

Mucosidad clara: Este es el color natural de la mucosidad secretada por el cuerpo y significa que no hay problemas de salud. El color es transparente porque está compuesto por agua, sales, proteínas y una serie de anticuerpos capaces de atacar a los patógenos externos. La mucosidad es una especie de papel atrapamoscas donde quedan atrapados los patógenos y representa la primera defensa contra virus y bacterias. Normalmente, el vello de la nariz empuja la mucosidad a través de la garganta hasta el estómago, donde los ácidos estomacales descomponen los patógenos.

Mucosidad blanca: La presencia de mucosidad blanca podría significar que tiene una congestión nasal leve y es un signo de alergias, resfriado o deshidratación. El color está determinado por la inflamación de los tejidos nasales que se hinchan y ralentizan el flujo de moco. Esto es cuando la nariz comienza a moquear.

Mucosidad amarilla: La presencia de mucosidad amarilla es una clara señal de que el cuerpo está combatiendo una infección. Durante una infección, los glóbulos blancos del sistema inmunitario se precipitan al lugar infectado para combatir al invasor microbiano, ya sea un virus o una bacteria. Después de hacer su trabajo, los glóbulos blancos son expulsados del cuerpo a través de la mucosidad que, debido a este proceso, se vuelve amarilla. La mucosidad amarilla no significa que se necesitan antibióticos porque los antibióticos son inútiles si la infección es viral.

Mucosidad verde: En este momento el sistema inmunitario está en pleno funcionamiento frente a agentes externos potencialmente muy peligrosos. La mucosidad verde y la flema están presentes especialmente con infecciones bacterianas. El color verde está determinado por muchos glóbulos blancos muertos y desechos celulares que ya no son útiles. En este caso siempre es recomendable contactar con el médico, especialmente con náuseas y fiebre.

Mucosidad rosada o roja: En este caso el rojo indica la presencia de sangre y puede determinarse por la ruptura de pequeños vasos sanguíneos en las vías respiratorias debido al roce constante (cuando tienes mucho frío te suenas y te tocas la nariz con frecuencia). El trauma físico también puede hacer que la mucosidad se vuelva roja, al igual que el aire muy seco.

Mucosidad marrón: Cuando la sangre de las paredes nasales se seca, puede mezclarse con la mucosidad, lo que la vuelve marrón. Sin embargo, la mucosidad marrón no siempre se debe a la sangre seca, sino que puede deberse a haber respirado polvo y contaminantes en el aire.

Mucosidad negra: La mucosidad negra es más común entre los grandes fumadores, particularmente aquellos con enfermedad pulmonar. Sin embargo, especialmente en personas inmunodeprimidas puede ser un signo de una infección fúngica grave y se recomienda encarecidamente atención médica, especialmente en presencia de fiebre y dificultad para respirar.

El color del moco nos puede decir si tenemos problemas de salud

La mucosidad nasal tiene una función protectora contra los patógenos y puede variar en color de transparente a negro: cada tono indica diferentes condiciones de salud

La mucosidad de la nariz cumple muchas funciones y no nos damos cuenta de su existencia excepto en el caso de resfriados u otros trastornos que afectan las vías respiratorias. La mucosidad (o flema), espesa y pegajosa, cumple una función protectora de algunas zonas como la nariz, boca, garganta, pulmones, tracto gastrointestinal, evitando que estos tejidos se resequen. También es capaz de atrapar bacterias y alérgenos al bloquear la entrada de patógenos al cuerpo.

Examinar el color de la mucosidad secretada por el cuerpo no es suficiente para diagnosticar una afección, pero puede ayudar a comprender qué le sucede al cuerpo y qué está causando problemas.

Mucosidad clara: Este es el color natural de la mucosidad secretada por el cuerpo y significa que no hay problemas de salud. El color es transparente porque está compuesto por agua, sales, proteínas y una serie de anticuerpos capaces de atacar a los patógenos externos. La mucosidad es una especie de papel atrapamoscas donde quedan atrapados los patógenos y representa la primera defensa contra virus y bacterias. Normalmente, el vello de la nariz empuja la mucosidad a través de la garganta hasta el estómago, donde los ácidos estomacales descomponen los patógenos.

Mucosidad blanca: La presencia de mucosidad blanca podría significar que tiene una congestión nasal leve y es un signo de alergias, resfriado o deshidratación. El color está determinado por la inflamación de los tejidos nasales que se hinchan y ralentizan el flujo de moco. Esto es cuando la nariz comienza a moquear.

Mucosidad amarilla: La presencia de mucosidad amarilla es una clara señal de que el cuerpo está combatiendo una infección. Durante una infección, los glóbulos blancos del sistema inmunitario se precipitan al lugar infectado para combatir al invasor microbiano, ya sea un virus o una bacteria. Después de hacer su trabajo, los glóbulos blancos son expulsados del cuerpo a través de la mucosidad que, debido a este proceso, se vuelve amarilla. La mucosidad amarilla no significa que se necesitan antibióticos porque los antibióticos son inútiles si la infección es viral.

Mucosidad verde: En este momento el sistema inmunitario está en pleno funcionamiento frente a agentes externos potencialmente muy peligrosos. La mucosidad verde y la flema están presentes especialmente con infecciones bacterianas. El color verde está determinado por muchos glóbulos blancos muertos y desechos celulares que ya no son útiles. En este caso siempre es recomendable contactar con el médico, especialmente con náuseas y fiebre.

Mucosidad rosada o roja: En este caso el rojo indica la presencia de sangre y puede determinarse por la ruptura de pequeños vasos sanguíneos en las vías respiratorias debido al roce constante (cuando tienes mucho frío te suenas y te tocas la nariz con frecuencia). El trauma físico también puede hacer que la mucosidad se vuelva roja, al igual que el aire muy seco.

Mucosidad marrón: Cuando la sangre de las paredes nasales se seca, puede mezclarse con la mucosidad, lo que la vuelve marrón. Sin embargo, la mucosidad marrón no siempre se debe a la sangre seca, sino que puede deberse a haber respirado polvo y contaminantes en el aire.

Mucosidad negra: La mucosidad negra es más común entre los grandes fumadores, particularmente aquellos con enfermedad pulmonar. Sin embargo, especialmente en personas inmunodeprimidas puede ser un signo de una infección fúngica grave y se recomienda encarecidamente atención médica, especialmente en presencia de fiebre y dificultad para respirar.