Close

New articles

Dos siniestros mortales en menos de un mes convierten

Hace exactamente un mes, la pasada Nochebuena, Galicia lamentaba uno de los peores accidentes de tráfico de los últimos años. Un autobús con 9 pasajeros, incluido el conductor, se salía de la vía en Pedre (Cerdedo-Cotobade) se precipitaba al río Lérez. Tan sólo dos supervivientes: el conductor y una mujer. Los dos llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Veinte días después, el pasado 13 de enero, fallecía a poca distancia de ese punto, que se encuentra en el kilómetro 67 de la N-542, un motorista, el presidente de la agrupación de moteros de Marín. Tras el siniestro los alcaldes y representantes de los municipios por los que pasa la N-541 se reunieron para reclamar al Gobierno, a través de un escrito, el manifiesto de Pedre, actuaciones urgentes para evitar más accidentes y muertes en esta carretera.

Pero no es algo nuevo. Las demandas de mejoras se remontan a finales de los ochenta, cuando el alcalde de O Carballiño reclamaba al Gobierno una solución.

Estos dos últimos siniestros mortales han convertido este trazado en uno de los puntos negros de España. El Informe EuroRAP 2019, en el que participa el RACE (Real Automóvil Club de España), reflejaba que el tramo de carretera más peligroso estaba en la N-541, entre los kilómetros 23,5 y 33,6, correspondientes a los municipios de Maside, O Carballiño y Boborás. En mayo del 2022 pasaba al segundo lugar del listado, tras una carretera de Huesca.

Dos siniestros mortales en menos de un mes convierten

Hace exactamente un mes, la pasada Nochebuena, Galicia lamentaba uno de los peores accidentes de tráfico de los últimos años. Un autobús con 9 pasajeros, incluido el conductor, se salía de la vía en Pedre (Cerdedo-Cotobade) se precipitaba al río Lérez. Tan sólo dos supervivientes: el conductor y una mujer. Los dos llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Veinte días después, el pasado 13 de enero, fallecía a poca distancia de ese punto, que se encuentra en el kilómetro 67 de la N-542, un motorista, el presidente de la agrupación de moteros de Marín. Tras el siniestro los alcaldes y representantes de los municipios por los que pasa la N-541 se reunieron para reclamar al Gobierno, a través de un escrito, el manifiesto de Pedre, actuaciones urgentes para evitar más accidentes y muertes en esta carretera.

Pero no es algo nuevo. Las demandas de mejoras se remontan a finales de los ochenta, cuando el alcalde de O Carballiño reclamaba al Gobierno una solución.

Estos dos últimos siniestros mortales han convertido este trazado en uno de los puntos negros de España. El Informe EuroRAP 2019, en el que participa el RACE (Real Automóvil Club de España), reflejaba que el tramo de carretera más peligroso estaba en la N-541, entre los kilómetros 23,5 y 33,6, correspondientes a los municipios de Maside, O Carballiño y Boborás. En mayo del 2022 pasaba al segundo lugar del listado, tras una carretera de Huesca.